RELATOS DEL PODER

Crisis en Morena: No hay institución ni disciplina

Es natural. El partido ha crecido tan rápido que no ha habido tiempo de crear una institución. En Morena no hay disciplina, no hay respeto, no hay una estructura seria y sólida que llame a todos a la institucionalidad y al orden. Así lo hemos visto a nivel estatal y a nivel nacional.

Aquí en Guanajuato, por ejemplo, Ernesto Prieto dejó la dirigencia estatal en manos de Alma Alcaraz y ella lo traicionó. Después el diputado Prieto recuperó la dirigencia y Alma Alcaraz no se quiere ir. Lo grave es que no hay un partido fuerte que obligue a Alma a aceptar la resolución del Tribunal Electoral. Y tampoco hay un líder nacional que exija a los dos políticos a respetar a Morena.

 En Guanajuato, hay dos grupos que pelean el control del partido. Por un lado, Ernesto Prieto y por otro lado, la senadora Antares Vázquez, Ricardo Sheffield y Alma Alcaraz, quieren quedarse con el partido

El partido es un caos.

En León, para variar, no hay ni partido político, ni líder, ni oficinas. Por ahí hubo un dirigente, Gustavo Manuel Ramírez, pero fue expulsado hace años, bajo diversas acusaciones de sus compañeros.

En Guanajuato, hay dos grupos que pelean el control del partido. Por un lado, Ernesto Prieto, Ricardo García Oseguera, Mauricio Hernández y otros fundadores, disputan la concesión. Y por otro lado, la senadora Antares Vázquez, Ricardo Sheffield y Alma Alcaraz, quieren quedarse con el partido. Cómo estará la cosa que Ricardo Sheffield prefirió ya hacer su propia estructura paralela llamada Colectivo Ciudadano.

A nivel nacional, está peor. La presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, quiere destituir a Yeidckol Polevnsky, secretaria general en funciones de presidenta. Se supone que habría elecciones el año pasado, pero varios procesos se suspendieron por pleitos.

En el Senado, Ricardo Monreal trae pleito con Martín Batres. Y así en cada espacio de poder, hay pelea entre integrantes de Morena. No hay un liderazgo formal que llame a cuenta a todos y que llame al orden.

Cada quien hace lo que quiere.

Por ahí alguien consiguió que Morena expulsara a Ernesto Prieto y lo expulsaron de inmediato, sin un juicio correcto. El Tribunal Electoral le restituyó sus derechos y Ernesto Prieto volvió a ser morenista.

El partido está fuera de control.

Morena creció tanto y tan rápido que no ha habido tiempo de crear una institución que tome decisiones, defina el rumbo y construya las estructuras que debe tener un partido política que gobierna un país como México.

Tags
Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios