OPINIÓN

Derecho a la vida = Derecho a migrar

Las especies vivas del planeta, aun las más pequeñas, tienen la necesidad de desplazarse de manera natural para lograr su supervivencia.

Las aves recorren miles de kilómetros a través del planeta para mantener su ciclo vital. Las grandes ballenas surcan los océanos para encontrar el amor con otro de su misma especie que recorre enormes distancias para lograr el milagro de la vida misma.

Sin embargo me indigna que nuestra especie, tan evolucionada y adaptada a nuestro bello planeta azul, lo tenga prohibido. Por cuestiones estúpidas y de una miserable empatía hacia nuestros hermanos de otras latitudes, nuestra indiferencia manipulada por los medios de poder y por las políticas de estado de los países poderosos nos lleven de manera inconsciente a vejar el dolor humano y con ello ser cómplices con actitudes hartamente pasivas de este fenómeno social.

Nuestra memoria es muy corta y olvidamos que las dictaduras que tantas muertes ocasionaron en América Latina han sido impuestas por nuestros vecinos del norte

Nuestro país de manera polémica y reciente es actor fundamental para saber cómo terminará este capítulo histórico, donde nuestros hermanos latinoamericanos a través de ese río de hombres, mujeres y niños cruzan de manera dolorosa nuestras tierras para llegar a la frontera de los gringos y lograr su sueño de vida.

Históricamente, México siempre ha sido el hermano mayor de Latinoamérica y siempre ha acogido a su gente, así como a miles de europeos durante la ocupación nazi, la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial. A diferencia de Estados Unidos, que solo ha llevado guerra, destrucción y muerte a través de su gran comercio de armas en todo el mundo.

Nuestra memoria es muy corta y olvidamos que las dictaduras que tantas muertes ocasionaron en América Latina han sido impuestas por nuestros vecinos del norte.

Pues solo para compartir, he de decirles que acabo de componer un tema de manera conjunta con la banda que titulamos ‘Caravana’.

Ahí vienen los hombres.
Cruzando los montes.
No pueden llorar.
En su tierra ya no hay paz.
Ríos de mujeres.
Con racimos de niños al andar.
El sol los protege.
Y la lluvia les da paz.
Vida, vida, vida.
Donde está tu dignidad.
Vida,vida,vida.
Cuál es el precio de tu libertad.
Vida, vida,vida.
Déjenlos pasar…
Déjenlos pasar…
Déjenlos pasar!
Ahí vienen los hombres.
Saltando los montes…

En memoria de nuestro carnal, que nos daba la magia de su luz para sonar como sonamos cada vez que compartíamos nuestro trabajo en cada concierto. En memoria de nuestro amado carnal Paquito Carrera.

Espera a la banda con un buen Torres Cinco, carnalito. ¡Ahí vamos!

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios