NO SE LO DIGAS A NADIE

El avión del alcohol

No sabemos si en el avión presidencial que acaba de salir a subasta se gestaron grandes acuerdos que mejoraron la vida de los mexicanos. De lo que sí estamos seguros gracias a la información publicada por El Universal es de que el bar de la aeronave funcionaba a pleno rendimiento.

El presidente y sus asesores se bebieron a bordo 271.014 pesos en 746 botellas de alcohol, según datos obtenidos por el diario mexicano apelando a la Ley de Transparencia. Whisky, tequila, coñac y otros licores. Tampoco faltaba el vino tinto.

Para ser horario de oficina, el ritmo de consumo era alto. Para que se hagan una idea de la sed de los funcionarios, el 6 de diciembre de 2012, en el primer vuelo de Peña Nieto y su séquito (60 personas) en el ‘Presidente Juárez TP-01′ , degustaron en una hora el siguiente menú: seis botellas de vino tinto Monte Xanic, tres de Maestro Tequilero Reposado, una de whisky escocés Chivas Regal 12 años y una de Baileys. Doce litros de alcohol en 60 minutos en un viaje a una junta a Monterrey no está nada mal. He visto bodas más austeras.

Para que se hagan una idea de la sed de los funcionarios: en un vuelo a Acapulco para abordar el tema de la inseguridad se abrieron 35 botellas en poco más de media hora

«En los viajes posteriores el registro resultó cada vez más amplio y oneroso para el erario, sobre todo cuando se trató de trayectos prolongados a destinos en el extranjero«, explica El Universal. O se que la cosa fue mayores. Es el peligro que tiene pasárselo bien.

Otro día cualquiera de 2013. Millones de mexicanos se levantan temprano para trabajar. También hay actividad en el equipo de Gobierno. Un viaje a Acapulco para abordar el tema de la inseguridad en este turístico enclave. El presidente y sus ayudantes destaparon 35 botellas en un trayecto de poco más de media hora.

Salvo que el avión presidencial utilizara el alcohol como combustible, parece una cifra un tanto desorbitada en un viaje de trabajo. Este desplazamiento les costó a los mexicanos, sin contar la botana, casi diez mil pesos.

El bautizo internacional de Peña Nieto también fue sonado. Era su primera cumbre representando a México: la de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). También en 2013. Y los números, salvo que hubiera una quinceañera en el pasaje y cumpliera ese día, son también para hacérselo mirar. Rumbo al país andino se consumieron en el avión un total de 78 botellas por un valor de 27.963 pesos.

Y así, viaje a viaje, botella a botella, hasta los casi 300 mil pesos con cargo al erario público que se ‘chuparon’ Peña Nieto y su equipo en el sexenio a diez mil metros de altura. Absolutamente despegados de la realidad. Botellas de vino tinto Monte Xanic Cabernet Sauvignon y Merlot; whisky escocés Chivas Regal 12 años; y tequila Maestro Tequilero Reposado eran las consentidas de la fiesta aérea mexicana.

Con estos datos, no se puede evitar recordar la colección de gazapos históricos de Peña Nieto.  Y hasta pocos parecen ahora que sabemos lo que pasaba arriba antes de que la comitiva llegara a su destino. El problema no es que beban. Que cada uno puede hacer de su vida un papalote. Ni que lo hagan en horario laboral y con coste al erario público. Que para juzgar eso ya están los tribunales y las elecciones. La tragedia es que haya todavía algún mexicano al que esto le parezca normal.

¡Salud!

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios