NOTICIAS D8

El ‘humanismo’ de Anaya

Proceso destapa un escándalo inmobiliario del precandidato panista operado por la fundación queretana 'Por Más Humanismo'

Negocios inmobiliarios turbios a través de la Fundación ‘Por Más Humanismo’. La revista Proceso publica un amplio y documentado reportaje en el que asegura que el líder panista utilizó la asociación que él mismo fundó para enriquecerse de forma ilícita. Todo un bombazo en la línea de flotación del PAN en plena precampaña.

El objetivo social de la Fundación ‘Por Más Humanismo’ es el de “fortalecer la conciencia democrática de los queretanos y su formación cívico-política”. Un argumento que, la verdad, suena raro, raro. La Revista Proceso destapa ahora todo el entramado de lo que parece un negocio muy sucio.


“Lejos de cumplir su cometido, esta asociación civil de filiación panista sirvió para encubrir un negocio que dejó jugosas ganancias a empresarios cercanos al panismo queretano”

Al menos esto es lo que publica Proceso de un escándalo que huele muy mal. En plena precampaña, y con los partidos muy necesitados de millones de pesos, esta operación podría enmarcarse dentro de una trama de financiación ilegal. La revista asegura que esta “fundación-fachada” fue creada por el propio Anaya, ahora precandidato presidencial de la extraña alianza PAN-PRD-MC.

El reportaje, que incluye documentación oficial y financiera de dicha organización, asegura que Anaya creó la fundación ‘Por Más Humanismo’ en 2009, luego de ocupar el cargo de secretario particular del gobernador panista de Querétaro, Francisco Garrido. En 2010, Anaya recibió en la cuenta bancaria de la fundación un depósito de 1 millón 650 mil pesos del empresario Abraham Jaik Villarreal, dueño de JV Construcciones Civiles. Con esa cantidad adquirió un terreno donde construyó un edificio que en 2016 se vendió en 7 millones 854 mil pesos a la empresa Agacel Agregados Asfaltos, copropiedad de Lorena Jiménez Salcedo, presidenta de la Confederación Patronal de la República Mexicana en Querétaro.

Proceso indica que el edificio se construyó en terrenos que fueron expropiados a instancias del gobierno de Garrido Patrón.

La revista señala que lejos de cumplir su cometido de fortalecer la conciencia democrática de los queretanos y su formación cívico-política, la fundación “sirvió para encubrir una complicada triangulación de recursos, en un negocio inmobiliario que les dejó jugosas ganancias”.

El reportaje incluye una entrevista con Ricardo Anaya, quien reconoce que como presidente de la fundación compró el terreno, pero dejó el cargo de presidente de la fundación en 2014 y no sabe quién lo sucedió. El panista afirma que dicha organización cumplió su objetivo de promover el civismo. ¿Será?

Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios