FARÁNDULA

El revólver de Van Gogh

La pistola con la que intentó suicidarse el pintor holandés en julio de 1890 fue subastada en Francia por 182 mil dólares

Un arma con historia. El revólver de Van Gogh se vendió por 182 mil dólares en una subasta en Francia. La pistola con la que intentó suicidarse el pintor holandés es ya una pieza de coleccionista.

Un revólver Lefaucheux, dañado y oxidado, vendido por 162 mil 500 euros (unos 182 mil dólares) a un coleccionista privado que hizo su oferta por teléfono y cuya identidad no fue revelada, según la información publicada en la edición electrónica del diario Le Figaro.

Revólver Lefaucheux, dañado y oxidado.

El arma de 7 milímetros fue hallada por un granjero en 1965 cerca de Auvers-sur-Oise, un pueblo cercano a París donde el artista pasó sus últimos días antes de dispararse el 27 de julio de 1890. Tenía 37 años

El arma de calibre 7.0 milímetros (mm) fue encontrada por un granjero en 1965 cerca de Auvers-sur-Oise, un pueblo al norte de París donde el artista pasó sus últimos días antes de atentar contra su vida el 27 de julio de 1890. Tenía 37 años.

El revólver era de Arthur Ravoux, dueño de la posada donde Van Gogh vivió hasta su muerte. Al parecer le prestó al arma al pintor para quitarse la vida.

Según dejó escrito el doctor Paul Gachet, quien lo atendió de sus heridas, Van Gogh despertó al anochecer herido debido al pequeño calibre del revólver. Decidió regresar a su habitación de la posada y murió después de dos días de agonía.

La casa de subastas ArtAuction, que vendió el arma, admitió que no había forma de garantizar que fuera la misma usada por el artista para intentar suicidarse, pero dijo que todas las fechas y datos coincidían con las del fatal incidente.

 

Tags
Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios