LAS COSAS POR SU NOMBRE

Elección consecutiva

Le doy vuelta y vuelta al concepto de ‘Elección consecutiva’ y no logro capitalizar, más bien, consolidar la liga que tiene con la democracia. Al escuchar el término me remonta sin duda alguna al ya consabido ‘No Reelección’ del ultraliberal Plan de Tuxtepec y su repercusión en el conocido lema maderista “Sufragio efectivo. No Reelección”.

También me lleva a los entresijos de la literatura en León y para efectos de la historia de la poesía, ya don Vicente González del Castillo había consignado que los hijos de León canten los veros hechos de la Historia.

Influidos sin lugar a dudas, desde tiempo atrás, por la boga literaria de cantarle a la Patria, los poetas sienten para luego expresar “un no sé qué indefinible”.

“Esa es la democracia nuestra”, concluye el poeta. Y agrega: “de la verdadera estamos muy lejos/demasiado lejos todavía”

La democracia por supuesto hace presencia y ante la pregunta clave de un poeta ¿qué es la democracia?, se escucha en Imitando a Selgas de José Ruiz Miranda cómo discurren respuestas varias: “―A mir ver, tu salvación, pueblo hermano:/ derrocar siempre al poder/ para dárselo a un tirano./ (…) la democracia es hacer, que en un pueblo nadie mande/ ¡para nadie obedecer!/ (…) es una ilusión,/ es un sueño, una utopía…/”.

Aunque claro, la humorada publicada en el diario ‘El Pueblo Católico’ en 1909 y que tuvo varias reproducciones en diarios de México, Zamora y Guadalajara, tiene un éxtasis cuando luego de considerar a la democracia solo una teoría el poeta afirma: “(…) que hoy es un hecho/ ―La igualdad ante la ley…/ ―La garantía del derecho…/ ―No tener roque ni rey…/ ―Tanta bulla me hace gracia;/ ¡escuchad! Hablo en conciencia:/ Señores; la democracia,/ es cuestión de conveniencia./ ―Es un vicio./ ―Es el estado/ mejor./ ―Es la libertad”.

La ofensiva de los presentes es vital y gritan luego del discurso: “―¡Maten a ese, está chiflado!”. Y como en toda reunión las pasiones se excitan. La verdadera democracia dicen en el poema “(…) instituye tiranías, trae la anarquía/ y nos deja sin Rey ni Roque/ y bajo el amago de la piedra,/ el insulto y hasta el “plomazo”.//”, llegan.

“Esa es la Democracia nuestra”, concluye el poeta. Y agrega: “de la verdadera estamos muy lejos/ demasiado lejos todavía”.

Tags
Mostrar más

Juancarlos Porras

Director del Centro de Investigación y Estudios Literarios de León (CIEL-LEÓN).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios