DEPORTES

Éxtasis en Anfield (4-0)

El Liverpool culmina una de las hazañas deportivas más inesperadas de las últimas décadas tras remontar al Barcelona el 3-0 de la ida a pesar de las bajas de Salah y Firmino

Hazaña roja. El espíritu de Anfield se comió al Barcelona y el Liverpool se convirtió en una noche mágica en el primer finalista de la ‘Champions’. A los de Klopp le bastaron 90 minutos para desarbolar a los azulgranas, que revivieron la pesadilla del pasado año en Roma (3-0). Aunque esta vez el repaso fue aún más evidente.

El fracaso culé es histórico. «Sin piedad, el vendaval del Liverpool superó a oleadas a un Barça que acabó cayendo por 4-0 en una remontada memorable por parte del equipo de Klopp, que se cobró todas las facturas del Camp Nou de golpe, incluido el gol que falló Dembelé y que parecía anecdótico hace seis días. Una debacle en toda regla que confirma que con el alma se llega a donde haga falta», escribe Santi Giménez en el diario As para explicar la tragedia.

La ‘Champions’ era el gran objetivo del Barça esta temporada. Así lo anunció Messi este verano cansado de ver a Cristiano Ronaldo abrazar ‘orejonas’ por la tele. Fracaso histórico

La decepción en Barcelona es total. La afición estaba crecida, al igual que la plantilla, y en la Ciudad Condal solo se hablaba del ‘triplete’. Esta ‘Champions’ era el gran objetivo de la temporada. Así lo anunció Messi este verano cansado de ver a Cristiano abrazar ‘orejonas’ por la tele.

El equipo de Valverde parece que no hizo los deberes de la lección de Roma. Tras llegar con un 4-1 al Olímpico se volvió para casa eliminado (3-0). Para remediar eso llegó este año el chileno Arturo Vidal. Sin gran trascendencia en la Liga, fue titular en los dos duelos ante el Liverpool. Pero no bastó.

El conjunto inglés salió encendido. Sin daño anímico aparente por las bajas de sus magos Salah y Firmino. A los 50 segundos ya estaba lanzando desde la esquina y a los seis minutos Origi aprovechó el primer error de la zaga azulgrana para poner el 1-0. El belga abrió la puerta de la esperanza y Anfield se convirtió en un monstruo que asustó a los de Valverde. Los primeros quince minutos fueron toda una tortura para el Barça, que jugó con una playera amarilla que no traía buenos augurios a los supersticiosos. El juego era un calco del partido de ida, donde los ingleses arrinconaron a los catalanes en su área.

Piqué y Busquets, resignados tras el 4-0.

Tras la estampida inicial, el Liverpool decidió bajar ligeramente el ritmo conscientes de que con el 1-0 el partido sería largo sin olvidar que un gol del rival lo mataba todo. Así que poco a poco el Barcelona se fue metiendo en el partido agarrado a la furia de un Vidal que hizo un despliegue enorme para sostener al equipo. Empezaron a llegarle balones a Allison y el brasileño demostró que este año el Liverpool sí tiene portero.

El Liverpool seguía lastimando con un Mané imperial, pero el 1-0 al descanso hizo pensar a muchos que lo peor ya había pasado. Y se equivocaron. Porque la puesta en escena de los locales en la segunda parte fue de locura. En dos minutos, del 53 al 55, lograron igualar la eliminatoria con dos goles del recién ingresado Wijnaldum. El holandés se convirtió en el héroe del partido y Origi remató la faena en el 78 ante el delirio de Anfield. Un gol clasificaba al Barcelona pero para entonces sus jugadores ya se habían ido del partido.

Los de Klopp ya esperan rival tras una remontada que se recordará toda la vida. Ajax y Tottenham se juegan este miércoles la otra plaza en la final del próximo 1 de junio en el Wanda Metropolitano de Madrid.

 

Tags
Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios