DEPORTES

Ganó el patrón con su Honda

El León cayó 2-1 en el campo del Pachuca en un flojo partido de futbol y vuelve a casa con Nacho lesionado

Tiene un doble problema el señor Martínez. Su primer equipo no juega a nada y al juguete verde de la familia le faltan piezas. Se nota solo un poquito que ambas plantillas están diseñadas en el mismo despacho. Y cortadas por el mismo patrón. La única diferencia es que el Pachuca tiene un Honda en el vestuario y el León un Donovan con más kilómetros que el taxi de mi vecino.

Imposible hablar de futbol en una primera parte en la que era difícil resistirse a la tentación de poner una película de Netflix. Solo dos apuntes. El primero: por fin Gustavo Díaz puso freno a la sangría de la banda izquierda con Osvaldo de lateral, Navarro por delante y Andrade en el banquillo. Lógica de la razón pura nueve jornadas después. La segunda: tremendo lo de Boselli. No recibió un pase con ventaja en 45 minutos y de un rebote se inventó otro gol. Todo lo demás fue un altercado. Un desbarajuste. Y padre e hijo ocupando los palcos de local y visitante. Como si fueran rivales.

La liguilla se aleja y la paciencia se agota. Gustavo Díaz tiene un pie en el aeropuerto. Y a los Martínez les brillan los ojos con el negocio del nuevo estadio

Lo malo de que tu equipo juegue mal es que en el descanso uno se olvida del futbol y empieza a hacerse preguntas. ¿Qué necesidad tiene una ciudad como León de ser el segundo plato de nadie? Claro que enseguida te acuerdas de que a ninguna fortuna local, de esas a las que se les llena la boca con el cuento de que el trabajo todo lo vence, se le ha ocurrido invertir un peso en el equipo de su ciudad. O puede que caigas, para no dormirte, en el efímero consuelo de jugar a ser entrenador. Y te asalta entonces la idea de que el partido se había puesto perfecto para el tren Burbano. Con el Pachuca sin ideas y obligado a abrirse, su velocidad parecía la receta ideal para noquear a los tuzos y darle por fin una alegría a la afición.

Pero no. Aunque mejoró el juego y el León salió apretando, poco a poco el equipo esmeralda se fue diluyendo. Primero se lesionó Nacho y cuando ya calentaba el ‘Rifle’ llegó el 1-1 en el minuto 64. Salió Andrade por Elías. Navarro se fue a la derecha y Honda olió la sangre. Se abrió de nuevo la banda izquierda y el japonés, pausado y listo, aprovechó la avenida volcando el juego por ese costado. Encerró así el Pachuca al León pero su futbol no daba para más.

El partido estaba para el empate. ¿Y Donovan? Bien, gracias. Salió en el 80 por Osvaldo y participó poco. Pero aun así encontró el León dos oportunidades para ganar. No lo hizo y entre Mosquera y el árbitro fabricaron el penalti final. Otro cierre trágico para un León que pone un circo y le crecen los enanos. Sin Mejía y con la más que probable baja de Nacho se aproximan curvas en la recta final del campeonato. La liguilla se aleja y la paciencia se agota. Gustavo Díaz tiene un pie en el aeropuerto. Y a los Martínez les brillan los ojos con el negocio del nuevo estadio. Habrá que ver quién lo acaba pagando.

 

  • FICHA /  PACHUCA 2 – LEÓN 1
  • Pachuca (4-1-4-1): BlancoLópez, Peña, Murillo, Emmanuel García; Jorge Hernández; Honda, Erick Sánchez (Walter González 45′), Erick Gutiérrez, Erick Aguirre (Palacios 61′); Sagal (Jara 80′).
  • León (4-2-3-1): YarbroughPiris, Mosquera, Nacho González (Herrera 58′), Osvaldo Rodríguez (Donovan 80′); Cornejo, Rodríguez; Elías (Andrade 65′), Montes, Navarro; Boselli
  • GOLES: 0-1: Boselli 42′. 1-1: Palacios 64′. 2-1: Honda 92′
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios