RELATOS DEL PODER

Golpeado y cojo, El Marro escapó corriendo hace unos días

Varios testigos lo cuentan: El Marro se veía lastimado y escapó corriendo por la calle. Los agentes de la Fiscalía General del Estado y del Ejército Mexicano por poco lo capturan

Varias personas lo vieron: El Marro salió corriendo, cojeando y golpeado, cuando llegó la Fiscalía de Guanajuato y el Ejército Mexicano el 27 de noviembre. El líder huachicolero, José Antonio Yepez, fue visto por los vecinos en la región de Juventino Rosas. Andaba con un pie lastimado, cojeando, golpeado, maltratado, y corrió por la calle, a la vista de todos, cuando entró el Ejército Mexicano.

Por cuestión de minutos, logró escapar el peligroso delincuente.

Esta es la tercera vez que escapa el jefe del huachicol y del narco.

El Marro no se ha querido salir de su rumbo. Ahí tiene todavía algunos cómplices y operadores. Ahí conoce muy bien el territorio. José Antonio Yepez sabe que si se aleja de Villagrán, va a ser más complicado mantenerse a salvo

La primera vez ya lo tenían cercado, el 4 de marzo, cuando arrancó la Operación Golpe de Timón en Santa Rosa de Lima. Ese día lo tenían ubicado en su casa, pero la orden de cateo, tardó en llegar, y de forma extraña El Marro, logró escapar, sin ser visto por los policías estatales y por la Marina.

Meses después, en una cueva de la región, El Marro estuvo a punto de ser detenido, pero logró huir instantes antes de que llegaran los policías. El Marro vivió en una cueva durante meses, en un cerro de Juventino Rosas. El jefe de El Huachicol sigue en la región del Triángulo del Huachicol. No se ha movido de ahí. Anda a salto de mata entre Villagrán, Comonfort, Juventino Rosas, Cortazar, Celaya y Salamanca.

El Marro no se ha querido salir de su rumbo. Ahí tiene todavía algunos cómplices y operadores. Ahí conoce muy bien el territorio. José Antonio Yepez sabe que si se aleja de Villagrán, va a ser más complicado mantenerse a salvo. Así que se ha escondido en viviendas de los pueblos, en casas de amigos y hasta en una cueva.

La semana pasada casi lo agarran. Hay varios testigos. Las personas que lo vieron huir afirman que iba cojeando, con un pie lastimado, que se veía golpeado. El Marro huyó corriendo por la calle, lastimado, justo cuando llegó la Fiscalía de Guanajuato y el Ejército Mexicano, con una orden de aprehensión. El cártel de José Antonio Yepez está debilitado. Han sido capturados muchos de sus operadores y pistoleros. Se están quedando sin dinero para operar. La policía estatal y el Ejército Mexicano lo han cercado por el rumbo. El Marro anda a salto de mata.

Tags
Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Nuestro website es posible gracias a la publicidad en línea. Por favor considera el apoyarnos deshabilitando tu bloqueador de anuncios en nuestro sitio.