TESTIGO PROTEGIDO

La reunión secreta en la que ungieron a Sheffield

Mi nombre clave es Howard Johnson, como los hoteles, soy testigo protegido y te cuento lo que ellos no quieren que sepas

La reunión fue en una casa de la colonia Roma, en la calle San Luis Potosí y Córdova, en la Ciudad de México, a las cinco de la tarde. Ahí le dijeron a Ricardo Sheffield que era el candidato de Morena para la gubernatura de Guanajuato. Yo estaba afuera, esperando noticias, cuidándome de no ser descubierto por los rusos.

La junta fue en la oficina de Andrés Manuel López Obrador, muy cerca del Hotel Marbella, a dos cuadras del Eje Central de la CDMX. Sheffield había sido citado para cerrar su ingreso a Morena.

Yo estuve en el Hotel Marbella desde un día antes, acompañado de mi asistente Chesterfield, el único ser que me aguanta cuando estoy trabajando en espera de información confidencial y secreta. Por cierto, en ese hotel no dejan entrar perros, pero Chesterfield es más que un perro.

La junta fue en la oficina de Andrés Manuel, muy cerca del Hotel Marbella, a dos cuadras del Eje Central de la CDMX. Sheffield había sido citado para cerrar su ingreso en Morena

La jugada de Morena se había mantenido en secreto en las últimas semanas, pero sería revelado ese viernes 16 de marzo. Ese día, los guanajuatenses Antares Vázquez, Miguel Angel Chico y Ricardo Sheffield habían tenido un desayuno con Leonel Godoy en el restaurante ‘Italianis’ del Pabellón Cuauhtémoc –ubicado a cinco cuadras-, en donde les dieron a conocer los resultados de la encuesta. Chesterfield y yo desayunamos ahí mismo para no llamar la atención de los espías rusos.

La sorpresa para todos fue que Sheffield había sido medido en la encuesta estatal y que aparecía en primer lugar, por encima de Chico y Antares. Yo llamé por teléfono a la autoridad superior y le di un mensaje: Morena tiene un as bajo la manga.

Después de ahí me dediqué a seguir sigilosamente a uno de los involucrados cuyo nombre no puedo revelar. Mientras, Chesterfield se quedó haciendo guardia afuera de la oficina de ya sabes quien. Después de las cuatro de la tarde, Chesterfield me avisó que había movimiento en la calle de San Luis Potosí, en esa casa clásica de la colonia Roma donde despacha López Obrador. Había llegado la hora.

La presidenta del partido, Yeidckol Polevnsky, citó a todos los involucrados a las cinco de la tarde. Ahí llegaron el presidente del partido Encuentro Social, Hugo Erick Flores; el presidente del PT, Alberto Anaya; y Leonel Godoy, ex gobernador de Michoacán y delegado de Morena en Guanajuato. También estuvo Gabriel García, el secretario de Organización de Morena; y Mauricio Hernández, experto en ley electoral. Habían sido citados los protagonistas de Guanajuato: Antares Vázquez, Miguel Angel Chico y Ricardo Sheffield.

Sheffield, sonriente, tras la reunión celebrada en la sala de juntas de Andrés Manuel en la que se definió su candidatura. / Facebook.

Nunca llegó Andrés Manuel, pero todo ocurrió en su sala de juntas, ahí donde hay un cuadro de Benito Juárez. Fue una reunión de extraños. Nadie conocía a Sheffield y Sheffield no conocía a nadie

Nunca llegó Andrés Manuel López Obrador, pero todo ocurrió en su sala de juntas, ahí en donde hay un cuadro de Benito Juárez. Fue una reunión de extraños. Nadie conocía a Sheffield y Sheffield no conocía a nadie.

Yeidckol Polevnsky dio a conocer la encuesta y dijo que la propuesta era que Sheffield fuera el candidato a la gubernatura de Guanajuato. Los dirigentes de Encuentro Social y PT estuvieron de acuerdo. En 20 minutos se arregló todo. Sheffield fue ungido en la oficina de Andrés Manuel y tomaron la foto oficial que después apareció en redes sociales. Yo los vi salir. Sheffield no cabía de felicidad. El misterio había sido revelado.

Sin elección interna, sin votación y sin consultar a las bases, por ‘dedazo’, el conservador Ricardo Sheffield era el candidato del partido de izquierda. De inmediato, mandé un mensaje directo a mi autoridad superior: “Para que la cuña apriete debe ser del mismo palo. El panista Sheffield es el candidato de Morena en Guanajuato”.

Mi fiel amigo Chesterfield –que tiene como principal virtud la lealtad-, cada vez entiende menos a los seres humanos. Mensaje oculto para destruirse en 10 segundos: “Nunca vimos a los rusos”.

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios