FARÁNDULA

Parafilias extrañas que tal vez no conocías

Se trata de varias prácticas sexuales con que pueden acompañar o no al coito. También dependen del consenso de los involucrados.

Una parafilia es un tipo de comportamiento sexual en la que una persona encuentra placer en objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos.

No existe un consenso para establecer un límite preciso entre el interés sexual inusual y la parafilia. Incluso existe debate sobre si alguna de las consideradas parafilias deberían figurar en los manuales de diagnóstico o no.

El consenso acerca de lo que es o no una parafilia siempre depende de las convenciones sociales. Ciertas prácticas sexuales, como el sexo oral o la masturbación, fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX.

Una pareja que practica una parafilia puede sostener otro tipo de relaciones sexuales si así lo desean.

Así, estas prácticas sexuales no son la única forma con la cual la persona alcanza goce sexual y puede obtener un orgasmo; una pareja que practica el sadomasoquismo o la asfixiofilia con cierta regularidad pueden sostener otro tipo de relaciones sexuales si así lo desean.

Sin embargo se trata de una patología cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante, de quienes la rodean o de la sociedad en general. Ejemplo: un sádico sexual es inofensivo en tanto que sus parejas, adultas voluntarias, participen consentidamente en el acto sexual con las medidas de seguridad adecuadas. Se torna peligroso y parafílico cuando el sádico está descontrolado y se aboca a violar y torturar víctimas indefensas.

Triolismo: excitación a partir de ver a su pareja tener relaciones sexuales con otra persona

A continuación una lista con las parafilias más curiosas:

Altocalcifilia: atracción por los zapatos de tacones altos.
Clastomanía: placer en destruir o romper la ropa que lleva puesta la pareja sexual.
Hipnofilia: excitación al contemplar personas dormidas.
Triolismo: excitación a partir de ver a su pareja tener relaciones sexuales con otra persona.
Podofilia: atracción sexual por los pies.
Quirofilia: atracción sexual por las manos.
Vampirismo: excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.
Xenofilia: deseo sexual por los extranjeros.

Aún así, no toda práctica erótica poco tradicional es una parafilia. Se torna como tal cuando deja de ser saludable y controlable por el individuo y cuando es evidentemente destructiva y enfermiza.

En un comunicado la Organización Mundial de la Salud indicó a propósito de esto «aquel guste de esposar a su pareja a la cama de vez en cuando no es parafílico como sí lo sería aquel incapaz de tener relaciones si la persona no está esposada a la cama«.

Tags
Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios