COLUMNA PCCRELATOS DEL PODER

Un país de Poncio Pilatos

Enrique Peña Nieto se lavó las manos por la corrupción de su gobierno, tal y como Felipe Calderón se lavó las manos por la guerra contra el narcotráfico y como Vicente Fox se lavó las manos por dejar crecer el narcotráfico.

Estamos llenos de Poncio Pilatos. Esos gobernantes que se lavan las manos y se hacen a un lado respecto a su responsabilidad en las decisiones importantes de México que tienen al país hundido en la violencia, la corrupción y la inseguridad.

Somos un país de Poncio Pilatos. Un país de manos lavadas, que no es lo mismo que un país de manos limpias. En realidad no muchos tienen las manos limpias. Al contrario. Hay bastantes gobernantes que tienen las manos sucias y hasta manchadas, y entonces hay que ser hábil para lavarse las manos.

Todos nos lavamos las manos por la pobreza y la desigualdad, los bajos salarios y la injusta distribución de la riqueza en México. «¿Yo por qué?», dijo un día Vicente Fox

El PRI se lava las manos por la corrupción de Javier Duarte en Veracruz, se lava las manos por la corrupción del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, y por los excesos del exgobernador de Chihuahua, César Duarte.

El viejo régimen se lava las manos por Rodrigo Vallejo, hijo del ex gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, que convivía con el narcotraficante La Tuta, o por el exgobernador de Tabasco, Andrés Granier, que presumía de tener mil trajes en su armario, o por el fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, que trabajaba para los narcotraficantes.

Yo me lavo las manos. Tu te lavas las manos. Nosotros nos lavamos las manos ante los abusos de políticos y gobernantes como Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia y Carlos Romero Deschamps, que han saqueado al país durante años y siguen siendo personajes notables.

Todos nos lavamos las manos por la pobreza y la desigualdad, los bajos salarios y la injusta distribución de la riqueza en México. «¿Yo por qué?», dijo un día Vicente Fox.

Allá ellos que se las arreglen.
A mí que no me metan.
Que otros lo resuelvan.
A mí, que me esculquen.
Yo me lavo las manos y estoy libre de pecado, cargo y conciencia.

  • Twitter: pccarrillo
  • Correo: deochonews@gmail.com

 

Tags
Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios