RELATOS DEL PODER

Los demonios andan sueltos: 88 asesinatos políticos en campaña

Los malvados calientan la plaza. Asesinan a personas. Generan sensación de inseguridad. Infunden miedo para tratar de influir en las elecciones

A como los empresarios hacen sus apuestas en cada elección y en cada municipio, los narcos también definen a sus candidatos en las campañas políticas.

Así como los ciudadanos, deben decidir a quién le darán el voto, los narcos también definen a qué partidos políticos y a qué candidatos quieren para los estados y municipios.

Los narcotraficantes están en campaña.

Su campaña de aire se hace a través de la violencia, la muerte y el miedo.

Cuando tienen arreglo con los candidatos punteros en las encuestas, los narcos mantienen la tranquilidad y la paz para que nada se mueva en la plaza que dominarán por 3 años.

Cuando no tienen arreglo con los punteros, en cambio, los narcos matan a personas para calentar la plaza y asustar a la ciudadanía, y así pedir el cambio de partido político, con el propósito de favorecer a quienes les darán protección y les entregarán la plaza.

Por lo mismo, no es extraño que la violencia aumenta en tiempos de campaña.

Los demonios andan sueltos. El Gobierno Federal no tiene una política criminal definida y los narcos hacen de las suyas. Los malvados defienden a balazos -no a abrazos- sus intereses.

Eso significa que los narcotraficantes hoy día están jugando sus cartas en todo el país. No por nada hay en México 88 asesinatos políticos en estas campañas electorales, como Abel Murrieta, el candidato de MC a la Alcaldía de Cajeme, como Ivonne Gallegos, candidata independiente asesinada en Oaxaca y como Alma Barragán, candidata del MC asesinada en Moroleón este martes en Guanajuato.

Violencia política. La escena del crimen de la candidata Alma Barragán.

El Indicador de Violencia Política en México de 2021 realizado por Etellekt Consultores, registra 476 agresiones contra personas que participan en la política (hasta el 6 de mayo). Hace unos días, el 17 de mayo, el candidato del PRI en Moroleón, Juan Manuel Guzmán, fue atacado y resultó lesionado. Hasta el momento, esta es la elección con más violencia política en México desde el año 2000.

Los narcos buscan influir en las elecciones.

Por eso matan y atacan a personas civiles y a candidatos para tratar de darle vuelta a las preferencias electorales. Hay que recordar que hace tres años, Salamanca se cambió del PAN a Morena primordialmente por la muerte de seis agentes de Tránsito en la vía pública, atacados por un grupo de pistoleros.

Por lo mismo, hay que entender que el momento violento de Guanajuato tiene qué ver con las campañas políticas. No es casualidad que unos asesinos en motocicleta graben una ejecución en Celaya, ni que personas sean ejecutadas en León, sin deberla, ni temerla. Hay narcotraficantes dispuestos a calentar las plazas de Guanajuato, con la intención de ganar votos el 6 de junio. Los demonios están sueltos. Y la duda es: ¿Quién ha soltado a los pistoleros? Muy sencillo: Solo hay qué ver a qué partidos políticos benefician los asesinatos y qué candidatos están muy interesados en decir que Guanajuato es violento para entender quién ha soltado a los demonios.

Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Nuestro website es posible gracias a la publicidad en línea. Por favor considera el apoyarnos deshabilitando tu bloqueador de anuncios en nuestro sitio.