RELATOS DEL PODER

Zamarripa resolvió el caso en 4 días: el celular fue clave

Los investigadores rescataron el teléfono del repartidor destrozado por la explosión en la puerta del bar 'Barra 1604' y lograron ingresar al sistema operativo para recuperar la información

El fiscal Carlos Zamarripa Aguirre resolvió el caso de Salamanca en cuatro días. La clave fue un teléfono celular del joven repartidor. Los investigadores rescataron el teléfono destrozado por la explosión y lograron ingresar al sistema operativo para recuperar la información.

Se trata de una investigación en tiempo récord, con las pruebas, el expediente integrado y los asesinos capturados y encarcelados.

Unos dirán que tuvo suerte. Otros tratarán de decir que los detenidos son chivos expiatorios. Pero ahí están los datos concretos. Hay dos detenidos. Son dos socios empresarios de Cortazar. Están todas las pruebas de criminalística, testimonios y llamadas telefónicas. Y hay elementos suficientes para detenerlos y llevarlos a juicio.

Según se aprecia, Zamarripa sabe hacer su trabajo.

Como buen investigador de profesión, sabe cómo abordar un caso, jalar las líneas de investigación y resolverlo, con datos contundentes y pruebas sólidas para que no los suelte el juez. Así lo hizo con el asesinato de la candidata del Movimiento Ciudadano en Moroleón, Alma Barragán, en donde ya hay tres asesinos en la cárcel.

Ese caso de Alma Barragán se resolvió tan rápido que a algunos no les gustó el resultado: El Gobierno Federal llevó a la mamá de uno de los presuntos asesinos hasta La Mañanera para decir que su hijo era inocente y que era chivo expiatorio, pero un juez resolvió que sí había elementos de prueba para dejarlo en la cárcel y someterlo a juicio por asesinato. Ahora ya nadie duda de que esos tres detenidos son los asesinos de Alma Barragán.

Así de rápido resolvió también el asesinato de un estudiante en una universidad de Celaya. Así resolvió el caso de un doctor asesinado en León. Así de rápido acaba de resolver Carlos Zamarripa el caso de la bomba enviada como regalo al empresario Mauricio Romero en un restaurante de Salamanca.

Zamarripa resolvió el caso con una investigación pura y dura, digna de destacar por los profesores en las escuelas de investigadores. Hizo lo que debe hacer un verdadero investigador policiaco. Sus agentes encontraron el teléfono celular del joven mensajero y rastrearon todas las llamadas recibidas durante el día. Los policías de Zamarripa anotaron todos los teléfonos y rastrearon quiénes eran los propietarios. Con un sofware especial -desarrollado en la Fiscalía General del Estado de Guanajuato-, buscaron a todos los responsables de las llamadas y encontraron una clave lada de Cortazar. Así fue como empezaron a investigar a Eduardo y a Georgina, los autores intelectuales de los dos asesinatos.

Al rastrear sus antecedentes, los policías de Zamarripa se dieron cuenta que estas personas habían hecho negocios con Mauricio Romero y descubrieron que habían salido mal en las cuentas. Los presuntos asesinos se quejaban de que Mauricio Romero no había cumplido con el trato para abrir el restaurante Barra 1604. Al seguir con la investigación, los agentes de Zamarripa lograron recabar las pruebas de criminalística y testimoniales para acreditar la responsabilidad de los empresarios de Cortazar. Después vino la segunda etapa de la investigación, pedir una orden de aprehensión a un juez y sustentar la acusación con pruebas científicas. Y finalmente la etapa de la captura. Había que hacer un operativo de captura, sin disparar un solo balazo.

Todo le salió bien a Zamarripa en esta investigación. Con este caso mostró su experiencia de 28 años en la Fiscalía General del Estado (Procuraduría de Justicia de Guanajuato).

Queda claro que Zamarripa no es un improvisado. Y este caso llega justo cuando más necesita Zamarripa demostrar su capacidad en la Fiscalía del Estado. Esta investigación rápida llega justo cuando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido su renuncia con el argumento de que lleva mucho tiempo en la corporación. El caso llega justo cuando el Gobierno Federal quiere culpar a Zamarripa de la violencia en Guanajuato, sin pedir cuentas a los policías municipales, policías estatales y federales.

Después de este caso resuelto, surgen varias dudas: ¿Qué dirá el Presidente de México sobre el trabajo de Zamarripa que resolvió el caso en tiempo récord? ¿Qué pensará el Presidente de México sobre el trabajo de Alejandro Gertz Manero que no ha dado un solo golpe al crimen organizado? ¿El presidente Andrés Manuel tocará el tema en La Mañanera después de que el lunes habló de la bomba? ¿Destacará el trabajo de Zamarripa o solo se trata de señalar lo malo?

Y la otra gran duda que tenemos los guanajuatenses y que lamentablemente no tenemos información de primera mano para saberlo: ¿En realidad Carlos Zamarripa es buen Fiscal o no es buen Fiscal?.

 

Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Nuestro website es posible gracias a la publicidad en línea. Por favor considera el apoyarnos deshabilitando tu bloqueador de anuncios en nuestro sitio.