DEPORTES

Muere Niki Lauda: leyenda del volante

Sus tres títulos mundiales lo colocan como uno de los grandes pilotos de la historia y siempre será recordado por su accidente en el circuito de Nürburgring en 1976, cuando peleaba a tumba abierta por el título mundial con el británico James Hunt

Este lunes falleció uno de los mejores pilotos de la historia. Su accidente en 1976 en el Gran Premio de Alemania, cuando peleaba por el Mundial de Fórmula Uno con el británico James Hunt, es uno de los episodios más épicos del automovilismo. El austriaco Niki Lauda, tres veces campeón del mundo de F-1 (1975, 1977 y 1984), sobrevivió al impacto y al fuego y se convirtió en una leyenda del volante.

El actual presidente no ejecutivo de la escudería Mercedes murió a los 70 años de edad, según informó la familia del expiloto, una de las caras más conocidas del Gran Circo y en cuyo rostro quedaron reflejadas para siempre las secuelas del terrorífico accidente del circuito de Nürburgring.

Lauda fue sometido a un trasplante de pulmón el pasado agosto. En los 90 recibió un riñón de su hermano Florian y en el 2005 otro de su esposa Birgit Wetzinger

«Con profunda tristeza, anunciamos que nuestro amado Niki falleció pacíficamente el lunes», señaló su familia en un comunicado donde elogió los logros «únicos e inolvidables» del expiloto Viena como deportista y empresario. «Su incansable entusiasmo por la acción, su sencillez y su valentía siguen siendo un modelo a seguir y un punto de referencia para todos nosotros», concluye la nota.

Lauda padecía desde hace años serios problemas de salud. El pasado mes de agosto fue sometido a un trasplante de pulmón. Con anterioridad ya se le habían trasplantado dos riñones: uno a finales de los 90 procedente de su hermano Florian, y un segundo en 2005 de su mujer Birgit Wetzinger.

El piloto Niki Lauda, antes del accidente de 1976 en Nürburgring.

Sus tres títulos mundiales lo colocan como uno de los grandes pilotos de la historia y siempre será recordado por su accidente en Alemania en 1976. Aquel 1 de agosto, con unas condiciones climáticas complicadas, Niki perdió el control de su Ferrari a 240 km/h por un fallo mecánico y se estrelló contra el muro. Su monoplaza se incendió y la situación se agravó cuando el estadounidense Brett Lunger no pudo evitar chocarlo en mitad de la pista. Lauda quedó atrapado entre las llamas, pero Lunger, Harald Ertl, Guy Edwards, y Arturo Merzario lograron rescatarle con graves quemaduras y los pulmones seriamente afectados.

Pese el accidente, Lauda luchó por el título hasta la última carrera.

Pese a todo, el de Viena no sólo fue capaz de superar este percance sino que aún llegó a tiempo de competirle el título a un Hunt que había aprovechado su ausencia para tomar el mando del campeonato con su McLaren. Corrió las tres últimas carreras, pero en la decisiva de Japón, bajo una fuerte lluvia, decidió no arriesgar y retirarse dejando vía libre al británico, al que le unió posteriormente una fuerte amistad que ha sido llevada al cine.

Niki Lauda logró 25 victorias en sus 180 Grandes Premios disputados y fue protagonista de una de las épocas más brillantes de la historia de la Fórmula Uno. Una competición a la que estuvo ligada toda su vida. Su consejo sirvió para que Ferrari fichase a Michael Schumacher en los 90. Ya en 2012 entró en la escudería Mercedes como accionista y fue nombrado presidente no ejecutivo, puesto en el que había renovado hasta 2020. Además, como informa el portal de Europa Press, también destacó en su faceta de empresario y fue dueño de varias aerolíneas:  ‘Lauda Air’, ‘Niki’ y ‘Laudamotion’.

Su muerte ha causado un gran impacto en la F-1, donde Lauda era un habitual de los boxes. Se va una leyenda del mundo del motor, protagonista de episodios históricos de la F-1.

 

Tags
Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios