D8 BAJÍO

Los 7 del ‘Peneiker’

Así eran los siete jóvenes asesinados en Salvatierra

La masacre en el taller de motos ‘Peneiker’ de la comunidad San Nicolás de los Agustinos de Salvatierra se llevó por delante la vida de siete apasionados de las dos ruedas. Un comando los acribilló a sangre fría este lunes en el pequeño y humilde negocio regentado por los hermanos Julio César y Juan José Paredes. Otros cinco jóvenes murieron con ellos: Daniel, Juan Carlos, Luis Antonio, Diego y José.

Cuatro de ellos eran miembros de los clubes ‘Máquina 296’ y ‘Caballeros del Asfalto’. La noticia de su asesinato ha provocado una avalancha de condolencias de familiares, amigos y miembros de la comunidad biker de todo el estado de Guanajuato. Las comunidades de San Nicolás y ‘El Sabino’, de donde eran originarios los siete jóvenes, están de luto. Los vecinos se hacen una pregunta: ¿Por qué?

Así eran ‘Los 7 del Peneiker’.

Juan José Paredes. Propietario del ‘Peineker’. Con 25 años era el mayor del grupo.

1.- Juan José Paredes. Tenía 25 años y era el mayor del grupo. Propietario junto a su hermano Julio César del taller ‘Peneiker’. Su novia y sus amigos le llamaban Juanjo. Su pequeño taller se había ganado un nombre en la zona. Jóvenes de otras comunidades cercanas como El Sabino le llevaban sus vehículos cuando necesitaban una reparación o alguna mejora. Juanjo formaba parte de Máquina 256, un grupo de motociclistas que disfrutan mucho de hacer ‘rodadas‘ a todas partes.

Julio César Paredes pertenecía a la hermandad ‘Los Caballeros del Asfalto’.

2.- Julio César Paredes. Tenía 24 años. El negocio que regentaba con su hermano tiene unos 8 metros de frente. El piso es de tierra y gravilla y tiene una lona por techo. El local también funciona como autolavado. Y los jóvenes convivían mientras arreglaban sus motos. Era también un centro de reunión de los amantes de las dos ruedas. Su negocio era conocido en todo Salvatierra y se habían ganado la confianza de los bikers. Julio César estaba integrado en la hermandad ‘Los Caballeros del Asfalto‘. También practicaba el ciclismo y, al igual que su hermano, era respetado en la zona por su profesionalidad.

Daniel Sancén había llevado su moto a reparar. Tocaba la trompeta en La Fulminante de Rancho Guadalupe.

3.- Daniel Sancén. Todo el mundo le llamaba Dany. Originario de El Sabino. Estaba en el ‘Peneiker’ para arreglar su moto. Una Italika FT-150 color gris de la que no se separaba y con la que iba a los ensayos y tocadas con la banda La Fulminante de Rancho Guadalupe, en la que era trompetista. Estaba recargado en una barda al momento en que llegaron los sicarios y le dispararon a la cabeza. Estaba en el lugar y la hora equivocada.

Diego Rivera llegó al taller tras salir de la Preparatoria Cecyte. Aún llevaba el uniforme deportivo del centro.

4.- Diego Rivera. Como Dany, vivía en la comunidad de El Sabino y acaba de salir de la  Preparatoria Cecyte, en la que estaba terminando ciclo. Le encantaban las motocicletas y llegó al taller de visita minutos antes del ataque. Murió con el uniforme deportivo con los logotipos del gobierno estatal.

5-6-7.- Juan Carlos, Luis Antonio y José. Ambos pertenecían al club Máquina 256. Eran amigos y estaban en el taller cuando llegaron los sicarios. Siempre estaban planeando nuevas rodadas. El séptimo joven muerto en la masacre era José, de quien hasta el momento no se ha obtenido mayor información.

Mostrar más

De_Ocho_News

Periodismo de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Nuestro website es posible gracias a la publicidad en línea. Por favor considera el apoyarnos deshabilitando tu bloqueador de anuncios en nuestro sitio.