COLUMNA PCCRELATOS DEL PODER

La entrega del estadio puede tardar meses o años

No se entregó el estadio. Y según parece no se va entregar pronto. El proceso está confuso, porque la resolución del juez dice que el municipio de León entregue el Nou Camp a Roberto Zermeño -el académico de la UTL-, pero el documento nunca contempla que el estadio no está en posesión del inmueble.

Eso ya es un problema. El estadio está en posesión del Club Pachuca y entonces primero el Pachuca debería entregar al municipio y luego el municipio a Roberto Zermeño. En realidad el municipio no tiene ni qué entregar. No tiene las llaves. Ni las escrituras. Ni los documentos. Las llaves las tiene el Pachuca.

En realidad el municipio no tiene ni qué entregar. No tiene las llaves. Ni las escrituras. Ni los documentos. Las llaves las tiene el Pachuca

Y entonces hay que hacer la petición de que el Juzgado establezca cómo debe ser el procedimiento. Ya dijo el gobernador Miguel Márquez que tal vez él no va alcanzar a entregar el estadio, es decir que le tocará al nuevo gobernador Diego Sinhue a partir del 25 de noviembre. Pero la fecha tampoco es segura.

Un abogado ayer me contó que este proceso de entrega recepción podría tardar un año, o hasta dos, dependiendo de la velocidad con que el Juzgado resuelva los temas y la rapidez con que el municipio de León conteste lo que se vaya necesitando. De entrada, el municipio no lleva prisa para contestar. Queda claro que hará una táctica dilatoria. Hay que alargar la entrega-recepción lo más que se pueda ya que, al fin y al cabo, todo está en la Ley.

Y de esa manera, Roberto Zermeño no podrá cobrar sus rentas pronto ni podrá negociar con el Grupo Pachuca el cumplimiento del contrato para que los esmeraldas sigan jugando ahí. Esto todavía tardará un poco.

El municipio no lleva prisa para contestar. Queda claro que hará una táctica dilatoria. Hay que alargar el proceso de entrega-recepción 

En una de esas y construyen el nuevo estadio en el bulevar Francisco Villa antes de que entreguen ese estadio a los nuevos propietarios Roberto Zermeño y Héctor González, quienes han demostrado que tienen paciencia. Zermeño ha esperado diez años para que se resuelva el juicio, entonces no le costará trabajo esperar dos años más.

Aunque eso está por verse. Después viene el otro juicio: la expropiación. Ya dijo el gobernador Miguel Márquez que se hará la expropiación, se derrumbará el estadio y se construirá una macroplaza.

Suena bien. La macroplaza se integrará a la Feria, al Poliforum y al Forum Cultural creando un espacio único para la ciudad. Algo bueno tendría que salir de toda esta historia de negligencias e injusticias.

  • Twitter: pccarrillo
  • Correo: deochonews@gmail.com
Tags
Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios