RELATOS DEL PODER

La guerra del agua: El Zapotillo

Guanajuato quiere agua de Jalisco pero Jalisco no quiere dar agua a Guanajuato.

Es un pleito de 34 años: Guanajuato contra Jalisco. Jalisco contra Guanajuato.

La guerra del agua.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador tampoco quiere dar agua a Guanajuato y ya dijo que no hay ni una gota. Pero el gobernador Diego Sinhue Rodríguez, ya pidió una explicación técnica y dijo que va a defender el agua para León.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, por su parte, no quiere dar agua a León, pero la presidenta de León, Alejandra Gutiérrez ya exigió el agua de El Zapotillo.

La guerra política.

Morena no quiere mandarle agua a León por ser una ciudad del PAN.

El PAN exige a Morena agua para los leoneses panistas, pero en medio está el Movimiento Ciudadano de Jalisco que defiende a sus gobernados naranjas.

La guerra de intereses.

El PAN contra Morena. Morena contra el PAN. El Movimiento Ciudadano contra el PAN. El PAN contra el Movimiento Ciudadano.

Las guerras del futuro serán por el agua.

En México hay registros de decenas de conflictos municipales y estatales por la disputa del líquido, sobretodo en el Estado de México y en la Ciudad de México. El pueblo de allá pelea con el pueblo de acá. El ejido de acá pelea contra el ejido de allá.

Los conflictos hídricos son complicados.

León ya tuvo problemas con Romita. El municipio de Romita entró en conflicto con León en 1994 porque no querían dar agua a través del acueducto La Muralla. Hubo manifestaciones y pleitos en Romita para tratar de evitar que León explotara los pozos de su Municipio. Al final, León utiliza agua de Romita.

Guanajuato y Jalisco han peleado durante décadas por el agua del Río Lerma y el Río Turbio que se va hasta Chapala. Guanajuato ha querido retener el agua para que no se vaya a Jalisco, pero el acuerdo federal lo impide.

Los pleitos también son internacionales. El gobierno de México tiene conflictos con el gobierno de Estados Unidos por el agua de la línea fronteriza primordialmente en Chihuahua y Tamaulipas. Los mexicanos se quejan de que se envía demasiada agua a Estados Unidos y eso afecta a la agricultura mexicana.

Los conflictos hídricos deben tratarse con seriedad y prudencia. No hay que olvidar que el agua es un recurso natural limitado y un bien público fundamental para la vida y la salud, según el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Una persona requiere todos los días entre 50 y 100 litros de agua para cubrir las necesidades básicas y evitar la mayoría de los problemas de salud, según la Organización Mundial de la Salud. El problema es que para el 2035 la ciudad de León va a empezar a tener problemas para abastecer de agua al millón 600 mil habitantes.

¿Y entonces de dónde va a salir el agua para León si no hay Zapotillo?

La única solución satisfactoria al conflicto es muy clara: esperar a que Andrés Manuel López Obrador termine su sexenio y se vaya. Es de esperarse que el próximo Presidente de México entienda con sensatez y prudencia que se deben respetar los acuerdos y que deben enviar el agua de El Zapotillo a León como estaba contemplado desde 1987.

 

Mostrar más

Pablo César Carrillo

Periodista de estos tiempos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Nuestro website es posible gracias a la publicidad en línea. Por favor considera el apoyarnos deshabilitando tu bloqueador de anuncios en nuestro sitio.