OPINIÓN

Y ole con ‘Luceros do Brasil’

En la década de los 90 se empezó a utilizar la etiqueta de ‘World Music’ para identificar composiciones procedentes de países exóticos. Para esta tendencia fue fundamental el rockero británico Peter Gabriel con su editora musical Real World. Surgieron trabajos que buscaban una fusión de los ritmos autóctonos con sonidos contemporáneos del jazz, el rock y la electrónica.

El Festival Internacional Cervantino contó con un claro ejemplo de esta tendencia con el grupo
‘Luceros’, dirigido por el virtuoso acordeonista Toninho Ferraguti, que se presentó este 22 de octubre en el escenario de la explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

Un auténtico caldero de mezclas expresivas: con una base de ritmos brasileiros como el pagode, la samba suave y el choro, que fueron derivando hacia una nueva musicalidad con la introducción de un tambor oriental y luego hacia armonías de tango.

Pero el concepto de fusión se desató visualmente con el juego del flamenco de las bailaoras Priscilla Grassi y Alesandra Kalaf, junto con André Pimentel, quienes demostraron que no se requiere ni el cante jondo ni la tradicional guitarra para que brote el duende.

La concepción escénica de Clarisse Abujamra hizo crecer la figura de los bailarines y los cuatro músicos ante los 2,500 asistentes que se extasiaron en las escalinatas de este foro ante esta peculiar unión de Andalucía con la selva amazónica.

Como nota curiosa: los asistentes constatamos que Denisse de Kalafe, además de su consabida aparición para cantarle a su madrecita durante el mes de mayo, tiene otras actividades como ser la productora ejecutiva de este espectáculo.

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adblock detectado

Por favor, considera apoyarnos mediante la desactivación de tu bloqueador de anuncios